mié. Nov 14th, 2018

Caen Los Chuspas: reyes de los putiaderos

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Una quirúrgica banda de traficantes de drogas conocida como losa Chuspas se había apoderado del tráfico de estupefacientes en prostíbulos de Bogotá y de Soacha. Policiales sostienen que la organización criminal es la responsable de varios asesinatos en este municipio cundinamarqués.

Según las pesquisas, esa banda se había apoderado del microtráfico en las zonas de fiesta de Soacha y también en el sur de Bogotá, en barrios aledaños al municipio. Para hacerlo, había al menos 3 integrantes de la organización, a quienes identificaron con los alias de la Tía, Nelson y el Negro, que además de ser lo de más alto rango, viajaban al sur del país a conseguir la droga que distribuían.

Tanto esos tres cabecillas como 21 supuestos miembros más de los Chuspas fueron capturaros en un operativo conjunto entre la Fiscalía y la Policía. Con las investigaciones sobre esa organización, las autoridades creen que se esclarecen también al menos 10 asesinatos. Soacha es precisamente el municipio de Cundinamarca con la mayor tasa de homicidios, y buena parte de esos crímenes se le atribuyen a las guerras que sostienen las bandas que controlan el microtráfico.

Según los investigadores, los Chuspas vendían alrededor de 20.000 dosis diarias de estupefacientes, con lo que obtenían utilidades diarias de 20 millones de pesos. Por defender ese lucrativo negocio, sus líderes estaban ordenando asesinatos selectivos contra sus rivales, o quienes se atravesaban en sus líneas de distribución.

Los capturados tendrán que responder ante la juticia por los delitos de homicidio, porte ilegal de armas, tráfico de estupefacientes, concierto para delinquir y hurto. Entretanto, las autoridades reportaron que en lo que va del año se han desarticulado 9 bandas dedicadas al microtráfico en Soacha, y que por lo mismo, la tasa de homicidios del municipio ha disminuido en un 12 por ciento en lo que va del año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *