sáb. Mar 23rd, 2019

Garantizada la plata del 2019 para ocho programas de la región

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Con una apetecida emisión de bonos por $130.000 millones, ligados al IPC, el departamento se anticipó para cubrirse ante un posible aumento de tasas de interés el próximo año.

La ejecución de planes de infraestructura de Cundinamarca del año 2019, en los frentes educativo, vías, escenarios deportivos, culturales, agropecuario, vivienda y de calidad en salud quedó asegurada a comienzos de diciembre, cuando en una exitosa operación financiera, el departamento volvió al mercado de capitales para conseguir, a través de una emisión de bonos de deuda pública, 130.000 millones de pesos autorizados por la Ordenanza 064 del 2018.

En efecto, después de 11 años de no hacerlo y gracias a que goza una salud financiera óptima, el departamento, a través de la Gobernación logró conseguir esta suma de dinero por parte de los inversionistas, bajo condiciones financieras muy favorables, al punto que si bien la meta era este monto, los inversionistas pusieron a disposición hasta 186.400 millones de pesos, es decir, 56.000 millones de pesos más de lo que se necesitaba.

En la operación, que se realizó el 5 de diciembre en la Bolsa de Valores de Colombia, la Gobernación adjudicó títulos por esos 130.000 millones de pesos, con un plazo de 10 años y una tasa de IPC más 4 por ciento efectivo anual.

Con esta operación, las emisiones de bonos en el mercado colombiano durante lo que va del 2018 ascienden a 9,58 billones de pesos y Cundinamarca volvió al ruedo luego de que noviembre fuera el mes más activo para este tipo de procesos, con los que empresas de distintos sectores, pero principalmente financieras, y entidades públicas, han obtenido recursos que les permitan financiar sus planes de crecimiento, o sustituir pasivos.

De acuerdo con Jeimy Cañón Salazar, Jefe de la Oficina de Análisis Financiero de la Secretaría de Hacienda, la región no solo logra cubrir los recursos necesarios para dichos programas, sino que también se libera espacio fiscal en 10 años para el departamento, que tendrán a su disposición los nuevos gobernantes que lleven las riendas de Cundinamarca durante esa década.

Esto, según la funcionaria, porque durante ese tiempo solo se pagarán intereses y no se amortiza a capital. “Les da margen de maniobra a los que vienen”, aseguró.

Ahorrando miles de millones en menos intereses

Al ligar la emisión de los bonos de deuda pública al Índice de Precios al Consumidor (IPC), es decir a la variación del costo de vida, Cañón Salazar señaló que se buscó diversificar la concentración de la deuda para no tenerla toda contrata con entidades del sector financiero.

Lo anterior con el objetivo de ahorrarse millonarios recursos por el pago mayores tasas de interés, que si bien con créditos comerciales a entidades públicas son favorables y competitivas, atadas a la inflación, como pasó con los bonos, le permitirán a Cundinamarca anticiparse a la posible alza de tasas de interés que iniciaría el Banco de la República a mediados del 2019, y que subiría el valor de los intereses a pagar.

Esto porque la deuda actual del departamento estaba solamente contratada a la tasa DTF (la de referencia de un CDT) y al Índice Bancario de Referencia, las cuales ante una subida de tasas del banco central también suben y terminan volviendo más caro el crédito, al liquidar intereses más altos.

“Esto para diversificar el portafolio del perfil de endeudamiento con IPC, pensando que el próximo año los analistas han dicho que el Banco de la República puede estar subiendo sus tasas de interés hacia mediados de año en el 2019”, aseguró la funcionaria.

Cañón Salazar explica que como el objetivo del Banco de la República es estabilizar la inflación (IPC) en el 3 por ciento y eso usualmente se hace aumentando las tasas de interés para hacer que la gente modere el consumo, eso favorece las deudas con tasa de interés ligada a la inflación (las tiende a estabilizar), mientras la DTF y el IBR subirían.

Y si la emisión de bonos no se hubiera dado, el endeudamiento se habría tomado con la banca comercial, con condiciones que, si bien son buenas, implican períodos de tiempos más cortos, de siete años de pago de la deuda, y hace más apretado el pago el endeudamiento.

Así se invertirá el dinero

De acuerdo con el prospecto de la emisión de bonos, cuya plata llegó al día siguiente de la emisión a las arcas del departamento, de los 130.000 millones de pesos un total de 76.000 millones de pesos irán al programa ‘Vía a la Competitividad’, cuyos objetivos son apoyar la construcción, rehabilitación, mantenimiento, ampliación y mejoramiento de vías de primer y segundo orden, así como la rehabilitación y mantenimiento periódico de vías secundarias.

La segunda mayor parte de los recursos conseguidos, equivalente al 18,3 por ciento, apoyarán el programa ‘Cundinamarca, hábitat amable’, cuya meta es mejorar las viviendas urbanas y rurales e intervenir el espacio público municipal en el cuatrienio, en busca del fomentar el encuentro ciudadano.

Entre tanto, 5.200 millones de pesos irán al programa ‘Unidos podemos lograr más educación’; otros 3.820 millones de pesos llegarán al programa ‘Familias unidas y felices’; 4.300 millones de pesos se destinarán al programa ‘Cultura para el nuevo liderazgo’ y 3.000 millones más a las inversiones del plan ‘Jóvenes por Cundinamarca’.

Asimismo, para el programa ‘Desarrollo agropecuario con transformación’ se destinarán 2.000 millones de pesos, mientras que el plan ‘Cundinamarca a su servicio’ recibirá un poco más de 9.882 millones de pesos del dinero de la emisión de bonos.

Las credenciales que respaldaron el proceso

El documento del prospecto de la emisión de los bonos con la que el departamento de Cundinamarca volvió al mercado de capitales corrobora la calidad de las cartas de presentación para despertar el apetito de los inversionistas.

Por el ejemplo, señala que la región Bogotá-Cundinamarca es la economía más importante del país, por el tamaño del mercado, la diversificación productiva y la base empresarial.

Y no es para menos, toda vez que la región genera el 30 por ciento del PIB nacional (en conjunto) y posee el 29 por ciento de las empresas registradas en el país.

Asimismo, desde el 2012, el departamento de Cundinamarca ha tenido una participación promedio sobre el PIB nacional de aproximadamente el 6 por ciento, mientras el aporte del PIB por actividad económica, la actividad que mayor aporte genera, es el de manufactura, con una contribución del 26,6 por ciento a 2017, seguido de comercio, construcción y agricultura.

Igualmente, la emisión tuvo una calificación de riesgo de AA+, por parte de la firma Standard & Poor’s, la segunda más alta, que refleja una muy buena capacidad de pago.

El reporte de la firma señala que el departamento mantiene una dinámica estable de sus ingresos tributarios, los cuales crecieron a una tasa anualizada de 2,87 por ciento para el corte a junio del 2018 a pesar de la menor dinámica de los impuestos de consumo.

“Esperamos que los diferentes tributos tengan un leve incremento durante el segundo semestre del año”, dice el informe, que destacó como un aspecto positivo la continuidad en las estrategias de fiscalización y control por parte de la administración departamental.

La Jefe de la Oficina de Análisis Financiero de la Secretaría de Hacienda, Jeimy Cañón Salazar, recalcó que Cundinamarca volvió al mercado de capitales aprovechando la coyuntura de tasas de interés que es la más baja que hay en el momento, el apetito de los mercados por títulos de deuda pública y porque no hay muchos entes territoriales, ya que el último que emitió, hace cerca de cuatro años, fue la ciudad de Medellín.

Por Ingrith Rodríguez Peña    economicas@periodicoelector.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *