vie. Jul 19th, 2019

Rey mueve sus alfiles. ¿Empieza el ajedrez político?

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

En Cundinamarca, especialmente en las dependencias y pasillos de la Gobernación, todo huele a política. Que si este, que si aquel, que yo apoyo a, o que yo me voy con, son los runrunes que a diario hacen eco y retumban por el edificio de la calle 26. Por eso, cada movimiento del gobernador Rey pone a pensar si puede ser una estrategia de cara a las elecciones del próximo 27 de octubre.

A partir de hoy, la Jefatura de Gabinete y Buen Gobierno, que dejara vacante el hoy precandidato a la Gobernación Nicolás García Bustos, la ocupará uno de los más carismáticos y apreciados alfiles de Jorge Rey.

Se trata de Roberto Salazar Perdomo, ingeniero civil y especialista en ambiente, quien viene de desempeñarse, con notorio éxito, primero como director de Unidad de Gestión del Riesgo y en los últimos meses como gerente del Instituto Departamental de Acción Comunal (Idaco). Este joven, nacido en Fusagasugá y amplio conocedor del andamiaje político regional, será ahora el encargado de manejar las relaciones entre el gabinete departamental, el Gobernador y la comunidad.

“Poner como referente al departamento de Cundinamarca en materia comunal a nivel Nacional con un trabajo arduo, mediante la aplicación de juiciosas estrategias que se plantearon, y gracias a un Gobernador comunal, fueron la base para lograr una oferta institucional tan amplia como robusta, desde el Instituto.

Logramos también dignificar el ejercicio comunal y reivindicar la labor de nuestros líderes. Cundinamarca es la cuna de la acción comunal. Espero que estos logros no desaparezcan con el paso de los mandatarios”. Fueron las palabras de Salazar Perdomo, no como nuevo Jefe de Gabinete, sino, abiertamente, como despedida del que será, tal vez, el cargo que le dará mayor recordación en su carrera política.

Reemplazar a Salazar no era fácil, pero quién mejor para hacerlo que Alejandro Linares, el talentoso excandidato a la Cámara de Representantes, quien obtuviera en las pasadas elecciones más de 30 mil votos, pero a quien, por aquellos vericuetos de la política, como la falsa ley de bancadas, no le alcanzaron para una curul en ese cuerpo colegiado. Además, a Linares se le reconoce por su marcado compromiso social, su alta capacidad laboral, su buen ejemplo tras el paso por la alcaldía de Topaipí y por gozar de los afectos y confianza del Gobernador.

¿Reordenar el –reiteradamente– indisciplinado gabinete o fino ajedrez político? El tiempo nos lo dirá. Mientras tanto, éxitos acompañados de sabiduría en sus nuevos encargos a este par de buenos alfiles y que Dios bendiga a Cundinamarca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *