lun. Ago 19th, 2019

Mala calidad del aire deja cada año cerca de mil cundinamarqueses muertos

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

En Colombia, esta cifra asciende a 17.549 ciudadanos muertos por enfermedades como isquémicas del corazón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o cerebrovascular, cáncer de pulmón e infecciones respiratorias agudas. Cundinamarca ocupa el preocupante 4 puesto en el país.

En Colombia, causan estupor los más de 260.000 muertos que dejó el conflicto armado o los que a diario dejan causas asociadas a la delincuencia común y al hurto. Sin embargo, existe (creciendo cada año) un enemigo silencioso y, literalmente, invisible: el aire, más exactamente su mala calidad, que provoca alrededor de 17.549 muertos al año en el país.

En Cundinamarca, según reportó el Instituto Nacional de Salud –INS, a través de su Observatorio, en el estudio denominado Carga de Enfermedad en Colombia”, que incluye la exposición al aire y al agua en condiciones que afectan la salud humana, la cifra alcanza los 1.040 decesos.

Según este informe, elaborado con datos del año 2016, liderado por Carlos Castañeda, director del Observatorio del INS, el 90% de estas muertes, es decir, 15.794, son resultado directo de la pésima calidad del aire, provocando enfermedades como isquémica del corazón, accidente cerebrovascular, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), cáncer de pulmón, Enfermedad Diarreica Aguda (EDA) y enfermedad renal crónica. Las cataratas y la discapacidad mental también hacen parte de los males ambientales, aunque no provoquen la muerte.

Castañeda destacó que no solo se trata del pésimo aire que se respira en las calles, sino del que él denomina intradomiciliario, es decir, el que se respira en los hogares en los que se cocina con leña o carbón, dejando graves secuelas en la salud de adultos, jóvenes y niños.

El ranking para Cundinamarca

En este detallado documento, el INS explica que los mayores índices de muertes por la mala calidad del aire se registran en Antioquia, con 2.332 casos; Bogotá (1.963), Valle del Cauca (1.459) y Cundinamarca, en el puesto 4, con 1.040.

Lo que hace que el aire pueda provoque tal número de muertes se atribuye al material particulado, prácticamente imperceptible para el ojo humano, conformado por la mezcla de pequeñísimas partículas de polvo, arena, hollín, cenizas y metales, entre otras muchas, que se encuentran flotando en la atmósfera, provenientes de las actividades propias de los sectores económicos e industriales y de transporte (combustión especialmente con Diesel o ACPM), catalogadas según su tamaño, medido en micras (PM 2.5 y PM 10).

Debido a su diminuto tamaño ingresa fácilmente al sistema respiratorio y llega a la sangre afectando diferentes los órganos vitales. Según el INS, este material es el responsable del 13,9% (7.230) del total de muertes por enfermedad isquémica del corazón (infartos), catalogada como la primera causa de muerte en Colombia y del 17,6% de las muertes por EPOC.

Cifras alarmantes

En 2017, en el país se registraron, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística –DANE, un total de 227.624 muertes, de las cuales cerca del 28.6% fueron provocadas por infarto; el 6.4% por EPOC y el 4.2% por infecciones respiratorias agudas asociadas a la mala calidad del aire.

Sin duda, los muertos por contaminación atmosférica son demasiado altos. En este proceso, la Organización Panamericana de la Salud – OPS, destaca que el 92% de la población mundial respiran aire contaminado.

En Cundinamarca, la sabana huele mal

En un reporte de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) del año 2017, se resalta que cada año, producto de actividades mineras, especialmente, se emiten a la atmósfera, solo en Cundinamarca, más de 8.200 toneladas de material particulado.

En su informe, la CAR explicó que las empresas o fábricas dedicadas a la producción de sal refinada, vidrio, ladrillo, carbón coque, fundición de metales, autopartes y arcilla, entre otras, son las que aportan el mayor índice de contaminación del aire, evidenciando que los territorios con mayor impacto son la provincia de Sabana Centro (Cajicá, Chía, Cota, Nemocón, Tabio, Tocancipá y Zipaquirá).

Luego se encuentran municipios como Soacha y los de Sabana Occidente (Bojacá, Facatativá, Funza, Madrid y Mosquera), seguidos por la provincia de Ubaté (Cucunubá, Fúquene, Guachetá, Susa y Sutatausa); Alto Magdalena (Girardot, Ricaurte y Tocaima).

El otro componente de la contaminación es el mercurio, tema en el que advierte la CAR que Sabana Centro tiene una alta incidencia por contaminación del aire, por lo que promueve que las industrias, a partir del año 2023, eliminen de sus procesos el uso del mercurio.

Estas muertes se pueden evitar. Solo falta la férrea decisión y voluntad política para impulsar un trabajo interinstitucional e intersectorial que incluya salud, ambiente, infraestructura, economía y competitividad.

Las autoridades, la comunidad, los ambientalistas, el Estado, los departamentos y los municipios deben trabajar unidos para concertar políticas que permitan adoptar medidas que contribuyan en la disminución de los impactos que dejan secuelas en la vida humana y en el entorno ambiental. Es responsabilidad de todos.

Por JotaJota   periodicoelector@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *