mar. Jun 18th, 2019

¿Cundinamarca tierra de depravados?. Policía los acorrala

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Los sujetos, capturados en los municipios de Chía, Cajicá, Mosquera, Funza, Soacha y Medina son sindicados de los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años y violencia intrafamiliar agravada. Según las autoridades, en lo corrido del año se ha logrado una reducción del 33% en los casos de abuso intrafamiliar en los municipios de Cundinamarca.

Tras operativos simultáneos desarrollados en conjunto por la Seccional de Investigación Criminal de la Policía de Cundinamarca y la Fiscalía, se logró la captura de 18 personas sindicadas por los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años, violencia intrafamiliar agravada. Las capturas se dieron en seis municipios de Cundinamarca: Chía, Cajicá, Mosquera, Funza, Soacha y Medina.

La captura que mayor desafío implicó para las autoridades fue la de alias “El Diablo”, un hombre que vivía en el municipio de Chía y que presuntamente abusaba sexualmente de sus familiares. Su hijo de 10 años (de quien habría empezado a abusar desde que tenía 8), su hija de 12 años, su sobrina de 17 años y su esposa, a quien amenazaba constantemente con golpes si no accedía a tener relaciones sexuales, fueron quienes interpusieron las denuncias, que finalmente derivaron en su captura.

Otro de los casos ocurría en Mosquera, donde se capturó a un hombre que trabajaba como vendedor de buñuelos. Sin embargo, según la Policía, esta era una fachada mediante la que lograba entablar conversaciones con menores de edad, pues se solía acercar a ellos regalándoles alimentos. Poco a poco, el hombre se ganaba la confianza de los menores, hasta accederlos sexualmente. Por ahora, las autoridades investigan sobre lo ocurrido con tres víctimas, de 6, 9 y 10 años.

El tercer gran caso se presentó en Soacha, donde las autoridades tuvieron que realizar un seguimiento de investigación criminal debido a que se trataba de un grupo de tres personas que accedían sexualmente a familiares. Uno de ellos abusaba de su nieta de 9 años. El otro abusaba de su hija. El tercer abusador capturado, quien trabajaba en una obra de construcción, aprovechaba las ausencias de su jefe para violar a la hija de este.

Según información de la Policía de Cundinamarca, durante los operativos se logró identificar a los 18 abusadores de mujeres y menores de edad. La entidad destaca que, pese a lo aberrante de estas situaciones, en lo corrido del año se ha logrado una reducción del 33% en los casos de abuso intrafamiliar en los municipios de Cundinamarca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *