lun. Ago 19th, 2019

El Contralor se despacha

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Desde que estamos informándoles a ustedes del acontecer político y diario de nuestro departamento, vari loos contralores han pasado por el despacho de la calle 49 con 13 en Bogotá. Prácticamente todos sin pena ni gloria. O mejor, con mucha pena y ninguna gloria.

Como quiera que su nombramiento tiene un claro perfil político, definido por el órgano elector que es la Asamblea Departamental, con la venia y el dedo mayestático del gobernador de turno, el Contralor era una figura decorativa que obedecía más a los intereses coyunturales de sus padrinos que a la labor fiscalizadora para la cual se suponía eran nombrados.

Con tan inveterada tradición, lo que nunca se imaginaron los actuales diputados, es que el elegido Ricardo López Arévalo, llegara con el firme propósito de acabar con tan nefasta cultura y quisiera convertir el ejercicio fiscal de la Contraloría Departamental en algo más que un puesto para enriquecerse corruptamente o calentar las posaderas por cuatro años del ocupante escogido.

Un rostro de temer

Nosotros habíamos conocido a López en 2011, exactamente hace ocho años, cuando fungía como Procurador Provincial de Facatativá y lo precedía una fama de juez incorruptible, con una cara de piedra inescrutable y unos ojos fríos como el acero que no invitaban nada a proponerle hechos indecorosos y que se había ganado un temible respeto como perseguidor de policías corruptos y toda índole de funcionarios ídem.

De modo que cuando llegó con su guillotina buscando cabezas corruptas para separar, y su primer acto de gobierno fue poner un muro con las huellas de los alcaldes limpias de corrupción (ya hay unos cuantos que las han tenido que bajar infamantemente de ese muro de honor y vergüenza), todos en el periódico dijimos: “bueno, al fin uno que nos pueda dar la esperanza que nos permita tener -como decía García Márquez en Cien Años de Soledad- ‘una segunda oportunidad sobre la tierra’”.

Pasaron los días y sí, se dieron algunos titulares, pero el buen sabor de boca no era completo. López evidentemente se dedicó con furia a darle látigo a los alcaldes con las obras inconclusas que tanto perjudican a la comunidad, en acabar con esos monumentos a los elefantes blancos, clara muestra de corrupción sin responsables definidos e identificados, a trabajar porque la infraestructura hospitalaria del departamento se pusiera al necesitado  servicio de los pacientes, pero me parecía que en aquello de identificar corruptos y meterlos en la cárcel le estaba faltando los cinco centavos para el peso.

Recogiendo el guante

De modo que le mandé la razón de que me parecía que había mucho tilín, tilín, pero nada de paletas. Fiel a su temperamento, López recogió el guante y me invitó a un duelo dialéctico en su oficina para puntualizar mi denuncia y rebatir mis osadas afirmaciones.

“Contrariamente a lo que usted cree, no me he quedado quieto -fueron las primeras palabras con las que me recibió-, a mi me han molestado mucho con el tema de una PTAR en Chía, esa PTAR de los 19 mil millones de pesos.”

López se refiere a la PTAR I de Chía, porque la II también tiene en graves problemas al director de la CAR, Nestor Franco y a otros funcionarios de la administración municipal actual, pero eso es harina de otro costal.

En la I no se envolataron 19 mil, sino, por muy poco, 20 mil millones de pesos; exactamente $ 19,962,760,351.00. Lo que encontraron los auditores de López que constituyeron hallazgos de tipo penal, disciplinario y fiscal, es que entre el exalcalde Guillermo Varela Romero y dos exfuncionarios mas, firmaron irregularmente un contrato por esa millonaria cantidad en la que participó Leasing Bancolombia y una empresa GEHS GLOBAL ENVIRONMENT AND HEALT SOLUTIONS DE COLOMBIA. Varela y uno de los exfuncionarios están presos en La Picota y al otro le dieron el beneficio de casa por cárcel.

“Incluso, ciertos periodistas locales manifestaban que López estaba cometiendo incoherencias, por decirlo de alguna manera, que el señor exalcalde era un alma de Dios. Hoy, otros órganos de control me están dando la razón en lo que yo denuncié hace mucho tiempo.” Se ufana con disimulado orgullo, el Contralor departamental.

“Hay una decisión de un juzgado en la que de forma para mi sorprendente, me silencia. -Continúa López. Hay un fallo del juez diciendo: ‘por solicitud de Codensa…’. Codensa dijo que yo los estaba intimidando, amedrentando a los alcaldes del departamento, entonces le solicita al juez que me ordene a mí abstenerme de cualquier pronunciamiento sobre el tema hasta tanto la autoridad judicial tome alguna decisión.

Un abogado mangante

Otro caso que le ha costado no pocos dolores de cabeza al Contralor Ricardo López, fue el del abogado de la Universidad de Cundinamarca César Augusto Moya Colmenares. Todavía no había terminado de cuadrar los rodachines de su silla en el despacho de la contraloría, cuando Moya Colmenares se metió burda y abusivamente en la oficina del contralor con la clara intención de “comprarlo”.

“También he sido cuestionado por varias personas que dicen que estábamos desenfocados, porque un abogado puede ganarse 10 mil millones y le quité la oportunidad de ganarse 6 mil millones más.

“Ese caso ha involucrado unos hechos de corrupción de unas autoridades realmente preocupantes como cuando el señor éste fue y ofreció plata a un juez en Fusa y lo metieron preso. Trató de repetir el mismo ejercicio que me intentó hacer acá.

“A mí me recusó, pero acaba de salir un fallo del Consejo de Estado diciendo que la Sección Quinta no comparte la acción popular que ordenó esos pagos. La acción popular a través de la cual el abogado recibió esos honorarios. El pronunciamiento del Consejo de Estado va a generar que se le caigan todas las tonterías a ese señor abogado.”

Y también enredador

Las “tonterías” a las que se refiere López, las resumió el periódico El Tiempo, en una nota publicada el 28 de marzo de 2017. Decía el periódico El Tiempo: “…el investigado (se refiere al abogado Moya Colmenares) ha interpuesto al menos 46 recursos legales de diferente tipo.

“En dos ocasiones recusó al contralor López, contra quien, además, ha interpuesto seis acciones de tutela. En varios de esos recursos alega la violación de derechos fundamentales, como el de acceso a la información sobre su proceso, y reitera que su conducta ha sido legal y transparente. Pero el abogado Moya ha ido aún más allá.

“Ha interpuesto 37 derechos de petición y acaba de instaurar una denuncia por injuria y calumnia en contra el Contralor de Cundinamarca”, explicó un funcionario de la Fiscalía. Y agregó que se evalúa si se trata de una avalancha de acciones judiciales temerarias o si está ejerciendo su defensa.

En los derechos de petición a la Contraloría, el abogado pide desde declarar la nulidad de la auditoría a la universidad hasta copia fiel de la denuncia en su contra ante la Fiscalía General.”

La “inmoral” Codensa

Pero López no le pone freno a su despachada: “Hay otros temas que tengo en el tintero que no se le ha dado ningún tipo de apoyo por ninguna entidad, que es el tema de Codensa.”

Aquí el Contralor se refiere a una denuncia de la cual nosotros nos hicimos eco en exclusiva (porque ningún otro medio nacional ni regional quiso darle difusión) en la edición 102 del año 2016 que titulamos: “El negocio ‘inmoral’ de Codensa en Cundinamarca”.

“El tiempo juega a favor de ellos; aquí se va el Contralor y entonces nadie va a volver a molestar a los señores de Codensa, dilatan unas decisiones. Llevamos en el juzgado administrativo dos años y no ha habido mayor pronunciamiento.

Se la resumo y refresco su memoria, con el tercer párrafo que escribimos en portada en el número comentado: “Codensa viene ordeñándole a nuestros municipios casi mil millones de pesos mensuales, con un irregular contrato de arrendamiento, asumiendo una propiedad que el alto funcionario de control fiscal, está empeñado en demostrar, es ilegítima.”

“Hay una decisión de un juzgado en la que de forma para mi sorprendente, me silencia. -Continúa López. Hay un fallo del juez diciendo: ‘por solicitud de Codensa…’. Codensa dijo que yo los estaba intimidando, amedrentando a los alcaldes del departamento, entonces le solicita al juez que me ordene a mí abstenerme de cualquier pronunciamiento sobre el tema hasta tanto la autoridad judicial tome alguna decisión.

Y otros enredos por descubrir

“Me encuentro denunciado en la Procuraduría por supuestas amenazas y otras conductas contra funcionarios de Codensa. Es toda una película que me han tratado de montar. El tema es que eventualmente se están viendo las dificultades de Codensa en el Departamento de Cundinamarca.

“Yo siempre he querido explorar, pero no he podido por falta de funcionarios, la propia negociación que se hizo con Codensa de la venta de las acciones. Como ves, son muchas cosas que se quedan ahí y se olvidan.

“El tiempo juega a favor de ellos; aquí se va el Contralor y entonces nadie va a volver a molestar a los señores de Codensa, dilatan unas decisiones. Llevamos en el juzgado administrativo dos años y no ha habido mayor pronunciamiento. A uno si lo tratan de coger, por aquí, por allá.

“No ha habido ninguna respuesta de los parlamentarios de Cundinamarca en el tema de Codensa. Yo he estado reunido con algunos parlamentarios y ninguno le jala al tema de hacer un debate con entidades de orden nacional.

“Vemos como ni la CREC, ni la superintendencia dicen que tienen competencia. O sea que la corrupción también se presenta a esos niveles; como es Codensa, nadie se mete con ellos. La verdad es que en muchos temas me siento solo, solo. Dándome la pela solo y es bien difícil.”

La sorprendente nómina de los docentes

¿Alguna vez habían escuchado ustedes hablar un funcionario de alto nivel tan claro, sin temor a represalias, ni a los callos que está pisando en pies tan poderosos? Pues sigamos, porque la despachada aún no termina.

“Ahora estoy revisando unos temas de educación que tiene que ver con nómina. Muy pocos saben que en la nómina de los docentes hay 112 ítems, o sea, opciones de que usted juegue con la nómina con 112 variables salariales. Eso no es sano en ningún lado. Esos desordenes en esa nómina se presta para muchas cosas, ninguna precisamente santa.  

“Estoy revisando desde los actos administrativos, hasta revisar los soportes educativos de cierta gente que accedió a ciertas cosas; estoy revisando todo lo que tiene que ver con primas de acceso por trabajar en municipios lejanos, pero implica revisiones de muchos años, incluso desde la época de Pablo Ardila y el señor Yiyo, su “destacado” asesor principal.

“En todas mis salidas, la prioridad es el tema de las obras y reviso las que quedaban y las nuevas de los alcaldes en ejercicio. Yo cito a todos los alcaldes del departamento aquí y tenemos un software especial que se diseñó para hacerle seguimiento a cada una de las inversiones que están haciendo.

“Ese software también lo hicimos con el Departamento, con Acción Comunal, con Empresas Públicas de Cundinamarca y con el ICCU; y es insumo de mis auditores.

Quién se beneficia con el Plan Departamental de Aguas

“El próximo mes, por primera vez, va a ver una salida simultánea de todos mis auditores a cada uno de los municipios de Cundinamarca, para hacer un corte en obra pública. Yo he dicho que no va ha haber obra inconclusa sin responsable. Mi propósito es mirar que está mal y de una vez, antes de irme, dejar los procesos de responsabilidad fiscal andando.

“Tengo situaciones muy satisfactorias en el sentido de ver como se han rehabilitado obras que no prestaban ningún servicio.

“Estamos sacando un informe de evaluación de lo que tiene que ver con los diez años de vigencia del Plan Departamental de Aguas, mirando si tenemos las estadísticas de cuánto se demora sacar un proyecto en el plan de aguas, si los beneficiarios son los municipios o son las fiduciarias. Todo ese análisis lo estamos haciendo.

“Tenemos el análisis del Plan de Alimentación Escolar, no en el sentido de la pechuga que vale 40 mil pesos, sino una visión más integral de qué es lo que está pasando. Cómo, eventualmente, se está desfinanciando ese plan. Vemos como Soacha, que es uno de los ejemplos, ha venido bajando la financiación; y varios municipios más. Tenemos los Top, tenemos una encuesta incluso de satisfacción.”

Genio y figura

Si mi madre viviera y hubiera conocido a Ricardo López, estoy seguro que hubiera dicho de él: “genio y figura hasta la sepultura”. De más está decir que lo de “genio” no se refiere a la inteligencia, sino al temperamento de las personas.

Pero si de proverbios se tratara, algún político de esos bien cínicos, descarados y calculadores, también le aplicaría aquel de: “yo acompaño a mi amigo hasta la tumba, pero no me entierro con él.”

Y si no, pregúntenle a los parlamentarios del departamento que se han negado a acompañarlo en sus denuncias del “inmoral” negocio de Codensa en Cundinamarca.

Por: Olinto Uribe Guzmán

oluribe@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *