jue. Nov 21st, 2019

Dumbo: libertad, drama y fantasía

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

La sola idea de volver a ver  Dumbo me tenía un poco revuelto el corazón. Me trajo a la memoria recuerdos de infancia, que ya tenía bastante olvidados. Dumbo es una de las pocas películas que me han hecho llorar a “moco tendido”; la otra: Forest Gump.

_____________________________________________________________________

Entiendo bien que las comparaciones no solo son odiosas, sino también injustas, pues no hay dos momentos de la historia con idénticas circunstancias y para ser justos, cada cosa debe ser apreciada dentro de su propio contexto histórico, político, cultural, etc. Por esta razón, me voy a abstener de comparar la primera versión de Dumbo con esta última.

El veterano Tim Burton se atrevió a trabajar en este proyecto y creo, muy personalmente, que entre otras razones lo hizo porque le llamó la atención pensar que la idea de las historias que se entrelazan en un escenario lleno de rarezas, como lo es el circo, eran la oportunidad perfecta para expresar con total libertad su manera bastante dramática, fantástica y muy teatral de contarnos una historia, como ya lo ha hecho anteriormente en sus múltiples filmes.

Para refrescarnos la memoria, acordémonos de Edward Scissors Hands, Sleepy Holow, Batman Returns, James and the Giant Peach, Planet of the Apes, Charlie and the Chocolate Factory, Corpse Bride, Alice in Wonderland… y las lista continúa. No hay duda que Burton ha sido un director bastante prolífico y merecedor de múltiples reconocimientos a nivel cinematográfico.

Existen pocos espacios que nos puedan enseñar tanto como un circo. Desde siempre ha sido como una especie de dimensión en donde caben todos los que la sociedad no ha podido o mas bien, no ha querido aceptar. Es como una especie de caja mágica en donde metemos los “broken toys”.

El circo: magia y dolor

Ha sido en el circo, al que nos llevaron nuestros padres desde chiquitos, al que seguimos yendo, ese lugar donde hemos visto con admiración, sorpresa y hasta con reverente respeto, cómo es que los personajes con deformidades y condiciones físicas particulares, tal vez poco comunes: como la mujer barbuda, el ciego clarividente, el hombre mas fuerte que alza toneladas, los enanitos payasos y todos esos personajes increíbles, realizan piruetas y actos que solo podrían esperarse de alguien con una condición física casi perfecta, que se ha sometido a una rutina de entrenamiento y disciplina dignos de un competidor olímpico.

Es un espacio en donde desde siempre han convivido casi en las mismas condiciones de pobreza y en muchos casos maltrato, seres humanos y animales forzados día tras día a hacer algo espectacular para el disfrute de las audiencias.

Es en el circo, en especial en esos que se encuentran en los pueblos pequeños, en donde aprendimos a aceptar a esos que se ven, actúan y escogen un tipo de vida muy diferente al nuestro. Allí también aprendimos de la pobreza que se vive en las comunidades que no cuentan con el apoyo del Estado y la sociedad, quienes no ve en lo que hacen, una manera de expresión artística, que como tantas otras, merece ser protegida y conservada.

Hoy, mas que nunca antes, seguimos necesitando de los circos (pero eso sí, sin animales de ningún tipo encerrados en jaulas diminutas, en especial los salvajes malnutridos y maltratados) para que las generaciones futuras continúen entendiendo y aprendiendo que, a pesar de que las personas no se vean con los mismos atributos físicos a los que han aprendido a ver como “normales”, deben ser reconocidos.

Los circos han sido y serán ese instrumento anacrónico y maravilloso que por siglos ha logrado penetrar en todos los niveles de la sociedad y reproducir, casi a manera de denuncia,  y en medio de risas y llantos, realidades y fantasías, que nos recuerdan que, aunque todavía son muchos los abismos que existen entre unos y otros, el respeto por las diferencias, la tolerancia y la dignidad del ser humano, constituye un derecho inviolable y universal que debe ser protegido por todos.

Película: Dumbo

Fecha de estreno en USA: marzo 29 de 2019

Director: Tim Burton

Actores: Danny deVito, Nico Parker, Colin Farrel, Finley Hobbins, Michael Keaton, Eva Green, Michael Keaton, Joseph Gatt, Sharon Rooney y Alan Arkin.

Por Clara Eugenia Ospina Reyes

Los Ángeles, 16 de abril de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *