jue. Oct 24th, 2019

Gobierno advierte que irá tras la riqueza de la mafia

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

“Con la disrupción queremos afectar las diferentes organizaciones criminales y aplicar estrategias que nos permitan desmantelarlas y combatirlas. La clave es afectar las redes criminales, los bienes y la riqueza acumulada a partir del delito”.

Con esta frase inició su intervención en el 19° Congreso Panamericano de Riesgo de Lavado de Activos y Financiación del Terrorismo ‘Balance y Retos para el Cumplimiento de los Estándares Internacionales’, el Viceministro de Política Criminal y Justicia Restaurativa, Juan Francisco Espinosa Palacios.

En el evento que se cumplió en Cartagena y que organizó la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria), el alto funcionario centró su disertación en el concepto de la disrupción financiera, que se aplica a las organizaciones criminales para prevenir y combatir el lavado de activos.

“Debemos afectar e interrumpir el flujo económico y financiero de las organizaciones criminales para que se queden sin recursos y así arrebatarles la acumulación patrimonial que les genera una posición de poder en los territorios. Si no hay penetración regional estamos perdiendo el tiempo”, anotó al agregar que también se deben afectar sus flujos de conocimiento y de información.

Espinosa Palacios explicó que las organizaciones criminales de Colombia tienen la particularidad de que en algunas zonas del país trabajan repartiéndose el mercado, en otras lo hacen mancomunadamente y se integran como un todo, y en algunas más son enemigos; lo que hace que dependiendo de la zona haya que ajustar las estrategias.

Y al referirse a la percepción de riesgo de lavado, anotó que los fenómenos de corrupción están asociados a delitos contra la administración pública y a temas de narcotráfico, contrabando y extorsión, principalmente. “Esto multiplica la pobreza y el desorden. Las zonas más propensas al narcotráfico presentan mayores problemas de corrupción, de pobreza y de violencia contra líderes sociales. Y nada queda de la riqueza ilícita en los municipios, solo devastación”, dijo.

El Viceministro recordó que para que el narcotráfico pueda avanzar tiene que haber corrupción y contrabando, y manifestó que hoy se ha abandonado el concepto de ‘cadena del narcotráfico’ porque las organizaciones criminales se han diversificado. “Debemos pasar a un sistema de redes para entender y combatir mejor el fenómeno. Tenemos cultivo, producción, distribución y comercialización, pero por primera vez estamos incluyendo en la política antidroga el problema del lavado de activos y toda la red de intermediarios que se van relacionando poco a poco en el escenario internacional”, señaló.

El alto funcionario hizo énfasis en que la generación de riqueza está fuera del país, lo que hace que se presente de manera permanente un delito transnacional en el que aparecen jugadores como las empresas fachada y los especialistas en finanzas, transporte y aseguramiento, sinónimo de profesionalización y diversificación del riesgo por parte de las organizaciones criminales.

Espinosa Palacios dijo que para combatir el lavado de activos también hay que enfilar baterías frente al contrabando, la subfacturación y la sobrefacturación. “La señal de alerta es que el narcotráfico mueve grandes recursos”, manifestó al expresar que ‘Ruta Futuro’, la política integral del Gobierno para enfrentar las drogas, se apoya en la articulación de entidades y pilares como la desarticulación de los grupos criminales y la transformación del territorio.

“Si los cultivos ilícitos están creciendo, hay más plata para lavar. Ahí tenemos que encender las alarmas porque el flagelo de las drogas trae deforestación, pobreza, crimen organizado, corrupción, lavado de activos y desvío de sustancias químicas”, afirmó.

Por lo mismo, recordó que son claves medidas como la interrupción de los flujos financieros, la extinción del dominio y el monitoreo del sistema, las cuales deben ir acompañadas por prevención para alejar a las personas del lavado de activos, y disrupción para quitarle el dinero a los bandidos.

“El problema del narcotráfico representa demasiado dinero y es un riesgo latente y recirculante, pues parte del dinero regresa al país. Es una amenaza gigante y por ello debemos trabajar unidos y ver cómo evitamos que ingresen todos esos dineros ilícitos, esa abundancia de riqueza, en el sistema financiero”, puntualizó el Viceministro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *