jue. Nov 21st, 2019

El primero…pero son cinco

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Para el popular diario capitalino El Tiempo, no hay sino cuatro candidatos a la gobernación de Cundinamarca. Ningunean sin pudor al pastor representante de las iglesias cristianas de garaje que se aglutinan alrededor del partido Colombia Justas Libres.

La verdad es que en estas elecciones todos los espectros ideológicos se van a representar. La izquierda, la derecha, uno que se identifica claramente como centro derecha, el empresariado que se identifica con el centro y el fanatismo religioso de los cristianos y los pastores que convierten sus templos en centro de adoración al belcebú de la política.

La gran prensa les da un tratamiento de segunda y sus entrevistas brillan por su ausencia, reducidas a unos pocos párrafos en los lugares menos destacados de sus secciones políticas. En las carreteras y vallas de los municipios, mientras tanto, se empieza a ver una desbordada publicidad del candidato que más avales ostenta.

Aquí se lo traemos, pero deseamos presentarles a todos los que quieran, para que ustedes voten en conciencia y no por los efectos perniciosos de una publicidad arrolladora o de aquel adagio de nuestros abuelos que se explica por sí solo: “¿a donde va Vicente? Para donde va la gente”.

____________________________________________________________________________

De Nicolás García se puede decir cualquier cosa, menos que sea un político de los que, contra toda evidencia, quiera meterle los dedos en la boca al periodista que lo entrevista, a sus electores o los ciudadanos en general (aunque lo intenta).

De tal manera que él no duda en reconocer -sin que lo mortifique el señalamiento- que es el candidato del gobernador. Igualmente, que todo el mundo lo ve como el caballo ganador en las próximas elecciones, pero su ser político se impone para intentar vendernos que eso tiene más de bueno que de malo.

Y sería un político extraterrestre si nos dijera lo contrario; entre otras, porque uno no sabe si ellos viven en una realidad paralela a la nuestra, porque lo único cierto es que el país o el departamento que ellos ven, no es el mismo que uno encuentra en la calle, en el transporte público, en la tienda de la esquina o en el supermercado del barrio. Quizás porque jamás montan en bus, caminan por la calle o hacen el mercado de sus casas en el “D1” del barrio.

Lo apoya la mayoría, ¡sin ningún compromiso!

Todo el mundo cree que usted es el seguro ganador de las elecciones a la gobernación en octubre.  ¿Qué tanto lo beneficia esa unanimidad? Porque, eventualmente, también lo podría perjudicar.

 Realmente yo sé que me beneficia, pero es algo que la gente solo lo va a entender cuando me vea gobernar.

 Hoy, lo que puede creer la gente es que hay tanto apoyo con ocasión de compromisos y este proceso ha resultado ser al revés. No ha habido ningún compromiso porque desde hace mucho yo he hablado muy claro y se ha logrado generar no la unanimidad pero si esta gran mayoría con ocasión de varios factores.

 De ver que un joven como el gobernador actual fue capaz de hacer la gran gestión que hizo; porque hace cuatro años había, puede decirse, incredulidad de lo que pudiera hacer él como gobernador. Se suma que yo tuve el inmenso honor de trabajar junto a él y que él me delegara muchas tareas que yo tuve que cumplir y que han salido bien y han permitido generar confianza en mí.

 Sumada a la credibilidad y a la gestión que él logró y a la tranquilidad de paz política que se generó en torno a un gobierno de una persona que se llama Jorge Rey que no discriminó si le habían ayudado o no para servirle a un municipio.

 Y se esperan más adhesiones

Entonces, llegaron alcaldes de grupos políticos que no ayudaron a Rey y se encontraron que él los atendió igualito a todos, no solo con el saludo y el abrazo sino con la obra, la gestión y el resultado en cada municipio. 

 Eso, desde el día uno de gobierno comenzó a generar confianza y esa confianza se ha visto hoy traducida en el respaldo a mi candidatura, en el respaldo de grupos que no apoyaron. El partido conservador nos acompaña en esta ocasión, el partido liberal igual, se mantiene la U y Cambio Radical completo, ASI y Mais que estuvieron.

 Vamos a tener seguramente dos o tres noticias importantes de adhesiones. El verde, aunque no está el aval, tenemos un alto porcentaje de gente de la base verde acompañándonos, pero yo siempre he creído que no me va a perjudicar.

-¿Pero eso no le hace daño a la democracia?

 Pues no, no creo. Hay gente que es feliz polarizando, pero cuál es el daño a la democracia tener elecciones en calma. Ahora, hay cinco candidatos.

Pero prácticamente intrascendentes.

 Uno no los puede menospreciar.

No, no los estamos menospreciando, los está menospreciando la gran prensa, los está menospreciando la gente, cuando uno habla en los conciliabulos políticos, con los lideres comunales, barriales, etc.

Cuando yo aspiré a la alcaldía yo no era el candidato más opcionado y gané. Aquí hay gente que está utilizando sus estrategias y es valido. Hay un candidato que quiere traer a Sergio Fajardo mostrando que es el candidato de una persona que sacó una votación arrolladora y eso es válido. Como válida la estrategia del Centro Democrático de hacer la campaña en torno al Presidente Uribe en un departamento uribista. Muy válido.

 Y nuestra estrategia ha sido caminar, recorrer pero además cumplir cuando se nos ha dado posible gobernar.

El candidato del Nuevo Liderazgo

No lo veo incomodo con el hecho de que lo liguen tanto con el gobernador Rey a tal punto de que el señalamiento como el candidato del gobernador es una constante.

Pues yo soy el candidato del grupo del Nuevo Liderazgo, a ese grupo pertenece el gobernador Rey, se eligió bajo la bandera del nuevo liderazgo sin duda alguna. Él está gobernando, culminando su gobierno, pero me parecería irrespetuoso con la gente decir que yo no soy cercano a él cuando somos de la misma provincia, cuando hay evidencias de que hemos hecho parte del mismo grupo hace por lo menos diez años, pero además fui su jefe de gabinete que es el cargo tal vez de más confianza que tiene el departamento de Cundinamarca.

Quiénes componen el grupo del Nuevo Liderazgo.

El Nuevo Liderazgo realmente es una forma de trabajar y de hacer gobierno, es una forma que prefiere estar en la calle, estar caminando, estar en los barrios, estar en las veredas, estar en los municipios y no estar encerrado esperando que le lleguen a contar qué pasa en Cundinamarca. Más que todo el Nuevo Liderazgo es una forma de gobernar y todo el que le guste esa forma de trabajar, de actuar y de dar resultados, es Nuevo Liderazgo para nosotros.

¿Pero qué nombres componen el grupo?

No, no puedo dar nombres, porque hay mucha gente y no quisiera herir sensibilidades, más en esta época electoral, de nombrar a una persona y no ha quien sea su contra parte en un municipio. El que crea que es mejor gobernar de frente y cercano a la gente eso es lo que nosotros vemos como Nuevo Liderazgo.

Acuerdos sin exclusiones

¿Y cómo hacemos con las ideologías? Por ejemplo, ¿Cómo se compaginan los liberales con los conservadores o los de Alianza Verde con los otros grupos?

Nosotros hace varios, varios meses, les enviamos a todos los movimientos políticos con presencia en Cundinamarca, un modelo de acuerdo programático, con seis ejes, diciéndoles que estábamos dispuestos a complementarlos con los puntos de vista de cada uno de los sectores con la única condición de que el aporte de un grupo no fuera excluir el de otro.

 Y así construimos el programa de gobierno. Construimos el gobierno con aportes, por ejemplo, de iglesias cristianas, sin que fuera su aporte en detrimento de los aportes que recibimos, por ejemplo, del partido liberal o de los aportes que construimos con los amigos de la Alianza Verde que aunque no están con el aval, mucha de su base y de su ideología está con nosotros.

 Porque ya he dado ejemplo de eso, por ejemplo cuando fui acalde. En la alcaldía municipal creé la secretaría del medio ambiente, creé el primer parque del país para mascotas y muchos escenarios de recuperación del río Bogotá que son temas netamente de la agenda verde que también los asumimos como propios.

Ni negro ni blanco, ni izquierda ni derecha

Pero el mundo, claramente, como nunca antes, ni siquiera cuando existían los ejes políticos del comunismo y el capitalismo, está dividido entre izquierda y derecha, ¿cómo se enmarca usted?

Creo que por eso es que somos una opción ganadora, porque estamos mostrándole a la gente que se puede avanzar sin tener que polarizar.

 Estamos demostrando al llegar a cada municipio, donde hay, por ejemplo, diez candidatos y nueve están con nosotros, que se puede llegar y hablar de propuestas para el municipio sin personalizarlas y se puede invitar en cada reunión a que el municipio gire en torno a lo que propone cada candidato. Que le podamos pedir a los candidatos en los municipios que por favor cuente porque hay que votar por ellos y no porque no hay que votar por los demás.

 Creo precisamente que estar haciendo algo contrario a lo que es tendencia, polarizar, o es blanco o es negro, o quiere el metro arriba o lo quiere abajo, precisamente el poderle ofrecerle a la ciudadanía una opción que no se la pasa peleando y que no se la pasa polarizando, sino todo lo contrario busca concertar y concertar para construir, es lo que nos ha permitido hoy ser una opción que la gente ve como ganadora.

Le preocupa la abstención

-Cuando la gente ve a una persona como ya muy ganadora, a nivel electoral genera comportamientos abstencionistas, ¿le preocupa que eso lo pueda afectar?

Claro que me preocupa y por eso somos la campaña que más se mueve, que más trabaja, que más recorre. A hoy llevo más de 360 reuniones, que ya recorrimos los 116 municipios, que ya hice toda la vuelta al departamento; y lo hago precisamente porque no quiero que nadie esté confiado, que no quiero que la gente crea que no hay que trabajar porque en teoría mucha gente pueda decir que ya ganamos.

 Soy quién hace los comités permanentemente, soy quién se levanta a las cuatro y media de la mañana y sale a recorrer Cundinamarca, soy la persona que mientras estamos en los recorridos de los municipios, estoy atendiendo a los medios de comunicación, me acuesto a las doce de la noche dejando tareas del día siguiente listas, soy el que estoy dando el ejemplo de que no hay que estar confiados, lo cuento en cada una de las reuniones, cuento las experiencias que he visto, cuento las experiencias que ha tenido Cundinamarca de creer que ya había gobernador elegido. Yo soy el primero que no me creo ese cuento y por eso procuro transmitir el ejemplo.

No reconozco enemigos y siempre pongo la cara

Político que no tenga enemigos, no es político; cuando la campaña esté candente y muy cerca del debate electoral, puede aparecer la guerra sucia y las noticias falsas para perjudicarlo. ¿Le tiene temor a eso?

Primero yo no reconozco enemigos en la política ni en lo personal. Y lo que creo es que quienes estamos en este ejercicio de lo público tenemos siempre que estar dispuestos a que nos pidan explicaciones de nuestras actuaciones. Yo siempre lo he hecho. A los medios de comunicación, al ciudadano que me lo pregunta y a los organismos de control cuando me han solicitado cualquier explicación. Jamas he dejado vencer un término, soy el primero que se presenta o que envía cartas diciendo que cuando me requiera algún ente para explicación de cualquier tema, ahí seré el primero en estar.

-Es decir, usted se siente muy seguro de que esa eventualidad no le va a pasar.

Yo me siento muy seguro, porque sé de mis actuaciones a lo largo de mi vida pública. Seguramente personas que quieran perjudicar, podrán perjudicarnos de muchas formas. Si alguien va y habla en cualquier municipio cosas que no son y yo no tengo la oportunidad de controvertir, seguramente el ciudadano se queda con esa imagen y eso es perjudicarme, pero yo realmente tengo la tranquilidad siempre de poder explicar cada una de mis actuaciones y de poderle dar la cara a los cundinamarqueses.

 Seguramente hay gente, como es normal, que no está de acuerdo con nuestros planteamientos, con nuestra forma de trabajar o con que jóvenes lleguemos a ocupar cargos importantes en el departamento. 

 Yo lo único que puedo decir es que respetamos esas posiciones, jamas haremos nada diferente a proponerle cosas a los cundinamarqueses y lo que podemos decirles es que ante cada ataque recibirán de nuestra parte una propuesta nueva.

 De donde vengan los ataques solo responderemos con propuestas y con nuestra visión de Cundinamarca, repito, con la absoluta tranquilidad de poder siempre dar la cara frente a nuestras actuaciones.

Continuidad, no continuismo

-Volviendo un poco al comienzo de nuestra entrevista, dada la evidente relación de cariño y amistad que se tienen con Rey, es usted el continuismo del gobernador?

Continuismo es malo, continuidad, de muy buenas propuestas, sí. Yo lo he dicho en cada una de mis intervenciones, voy a continuar lo que se ha hecho bien, voy a corregir lo que deba corregir y voy a hacer lo que haga falta.

¿Y qué se debería corregir?

Se debería corregir el insistir más frente al gobierno nacional acerca de Soacha. Soacha, debemos sí o sí, posicionarla como una causa nacional. Que el gobierno entienda que solo el departamento y la ciudad de Soacha no pueden solucionar los problemas. Que se necesita una mano importante y solidaria del gobierno nacional. Creo que hay que insistir más en eso.

 Creo que hay que insistir más en lograr tener, vía concertación, no solo una buena relación sino buenas ejecutorias entre Bogotá y Cundinamarca. 

Y creo también, por ejemplo, que en escenarios deportivos deberíamos hacer una mayor inversión. Esos son tres temas, podría decirle, sobre los que creo hay que corregir.

Finalmente, para una respuesta sin medias tintas, ¿ideológicamente dónde se ve?

 Ideológicamente estoy en la centro derecha.

Por: Olinto Uribe Guzmán

oluribe@gmail.com

1 thought on “El primero…pero son cinco

  1. Me agradan todos los comentarios, escritos con mucha propiedad y veracidad. Se te felicita. Siempre leo con buen entendimiento. Un saludo especial. Te espereramos en nuestra acostumbradas tertulias cotidianas. Un abrazo, Olinto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *