jue. Nov 21st, 2019

La nueva guerra puede hacerle mucho daño a Cundinamarca

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

El surgimiento del nuevo grupo guerrillero, la nueva disidencia de las Farc o el nuevo grupo de bandidos, como quieran llamarlo, representa un duro golpe para la paz que durante ya varios años venimos gozando en Cundinamarca.

________________________________

Permítanme argumentarles por qué nuestro presagio es tan mal agorero. En el mundo todavía no se ha conocido un estado que haya podido derrotar a una guerrilla con técnicas guerreras, distintas a algún acuerdo pactado de paz.

No lo pudieron hacer, con todo su inmenso poder, los Estados Unidos en Vietnam. Tampoco pudieron los rusos, la segunda potencia más importante del mundo, militarmente hablando, con la guerrilla Talibán en Afganistán.

Los gringos, que reemplazaron a los rusos, están en una sin salida en este martirizado país del Asia central. Dirán los genios que se las saben todas, que sí se puede y el ejemplo es Irak; nos toca responderles que en Irak se luchó de ejército a ejército. Pero nos salimos de la discusión central que es el futuro en paz de nuestro departamento.

Las noticias hay que interpretarlas más por lo que no dicen, que por lo que dicen. En el video que muestra la cúpula guerrillera que va a acompañar a Iván Márquez en su nueva guerra contra el Estado colombiano, destacan tres comandantes de muy ingrata recordación en Cundinamarca.

El más famoso es indiscutiblemente Henry Castellanos, mejor conocido como “Romaña”; a su lado se encuentran Julio Enrique Rincón Rico, conocido en la antigua guerrilla como “Nelsón Robles” y José Manuel Sierra, alias “El Zarco Aldinever”. Robles fue comandante del frente 55 que actuaba en Cundinamarca y El Zarco comandante del frente 53 que operaba también en la provincia del Sumapaz y Bogotá.

Tres fichitas, de ocho “coroneles” (para no hablar de Santrich y Márquez), que se conocen bien el departamento por lo que muy seguramente buscarán recuperar el funesto poder que alguna vez ostentaron.

Cundinamarca es un departamento vitalmente estratégico en cualquier ecuación -legal o ilegal, económica o política-. De modo que lo único en que confiamos y esperamos es que el ejército colombiano sea consciente del nuevo reto lanzado y blinde el departamento y la entrada a Bogotá, ojalá con batallones o destacamentos importantes en Chía y otros municipios de la sabana o de las lejanas fronteras de Cundinamarca.

Lo peor que nos puede pasar es que subestimemos la nueva amenaza y nos cojan una ventaja que ponga a sufrir al empresariado, al campesinado, al desprevenido ciudadano en general, poco consciente de la amenaza que se cierne sobre sus cabezas y que un estado indolente o soberbiamente prepotente piense que no necesita proteger.

La mayoría de los “expertos” están vaticinando que la nueva guerrilla va a operar principalmente en las zonas de frontera, en especial las que limitan con Venezuela, en los antiguamente llamados territorios nacionales o en el Pacífico nariñense o chocoano.

El problema es que con la guerrilla, un error de cálculo puede ser la diferencia entre la vida o la muerte, entre la tranquilidad y la zozobra, entre el secuestro o la extorsión con todas sus variantes y una vida en progreso y paz.

Cundinamarca fue en el pasado objetivo militar de los tres “angelitos” arriba mencionados, de tal manera que nos toca recordar aquel axioma del ilustrado filósofo: “quien no conoce la historia, está condenado a repetirla”. U.G.O.

1 thought on “La nueva guerra puede hacerle mucho daño a Cundinamarca

  1. Como hemos venido comentando, necesitamos que el Ejército haga presencia permanente en nuestro municipio,, aprovechando la coyuntura con el Comandante de las Fuerzas Militares, que es hijo de Chía. Claro que esos bandidos, continuarán delinquiendo en Cundinamarca, pero considero, que estarán desplegados, con seguridad en otra zonas del País, en donde puedan secuestrar, extorsionar y boletear a personas acaudaladas, donde haya menos presencia de nuestras fuerzas militares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *