sáb. May 30th, 2020

El coronavirus hace desastres en la ignorancia colectiva

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

El coronavirus le ha permitido al mundo conocer lo mejor del ser humano. Actos de solidaridad y fraternidad que emocionan hasta las lágrimas. Pero también nos ha permitido ver la otra cara de la naturaleza humana. Una que nos llena de vergüenza y nos pone al mismo nivel de algunas bestias detestables por su comportamiento, porque muchos otros animales, por el contrario, nos hacen abochornar de nuestra condición.

Eso es lo que ha pasado en el municipio de Tenjo. Un grupo de habitantes de la población, en un gesto de estupidez colectiva, decidieron taponar con una gigantesca volquetada de recebo, la entrada a su municipio.

Eso sí, no les importó reunirse en asonada, poniendo en riesgo de contagio su propia integridad, para impedir una hipotética llegada de unos ciudadanos “mayores” a una finca del municipio

Eso sí, no les importó reunirse en asonada, poniendo en riesgo de contagio su propia integridad, para impedir una hipotética llegada de unos ciudadanos “mayores” a una finca del municipio. Eso argumentaban sin justificar la fuente de esa noticia, replicando, como si de curtidos investigadores de crónicas nacionales se tratara, que necesitaban proteger su fuente. Parece argumento de una pésima novela de terror, si no fuera porque la realidad supera a la fantasía.

La policía, convidados de piedra

Uno de sus propios vecinos, investido de periodista aficionado, intentaba a base de preguntas llevar algo de cordura a la irracional bandada. Infructuoso esfuerzo; contra la ignorancia no hay esfuerzo ni sensatez que valga. Por el contrario, uno de los manifestantes le increpaba que sus preguntas y su actitud no eran inteligentes. ¡Válgame Dios!

Lo sorprendente de la Fellinezca escena, que ustedes pueden ver en las fotos tomadas del video que circula en Facebook, es que varios motorizados de la policía hacían presencia en el lugar. Completos convidados de piedra. Los irrespetan en la cara sin que se inmuten por ello.

Varios motorizados de la policía hacían presencia en el lugar. Completos convidados de piedra. Los irrespetan en la cara sin que se inmuten por ello.

¿Cómo podemos hacer que los ciudadanos cumplan las órdenes de la autoridad, si los encargados constitucionalmente de velar por ello, hacen caso omiso de sus obligaciones? Es uno de los graves problemas que tenemos como sociedad y que quizás llevó al gobernador Nicolás García a imponer el orden de la mano del ejercito, en otros municipios díscolos, para decirlo suavemente, a los mandamientos de la autoridad en beneficio de toda la comunidad, como única forma de enfrentar la grave pandemia que nos amenaza.

Último minuto- Gobernador desmiente traslado pacientes para aislamiento a Tenjo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *