sáb. Jul 4th, 2020

¿Cambiarán también los políticos en cuarentena?

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Dicen que todos vamos a cambiar tras la cuarentena. Que seremos otros. Y que seremos mejores. Es el sueño. Va y tenemos aún más suerte: los políticos saldrán igualmente diferentes después de cuarentena.

Hay algo que apenas notamos: nadie habla ya, por estos días, de los políticos, el Congreso no funciona, cómo si no hicieran falta.

Los gobernadores y alcaldes han tomado su lugar: ellos son medio políticos, medio administrativos. Están dedicados a dirigir y los más puros y reales se quitan la camiseta de antiguos candidatos encaramados en una plataforma echando discursos empleados a administrar la crisis del virus. No hay tiempo para más. Los hemos visto muy lúcidos, gobernantes y funcionarios.

Impuestos por las urgencias se quedan solamente con una vestidura: ejecutores administrativos. Los que intenten politiquear serán vencidos por las circunstancias. Así, están en crisis los payasos presidentes: Trump, Bolsonaro, López Obrador, Johnson (este último, víctima de su propia arrogancia).

Los políticos son necesarios, imprescindibles. Ellos escriben las leyes y las cortes las aprueban después. Deben ser el seguro de la democracia.

Un mal necesario

Sin embargo, los políticos son necesarios, imprescindibles. Ellos escriben las leyes y las cortes las aprueban después. Deben ser el seguro de la democracia.

¿Qué tienen que cambiar?: poner las circunstancias por encima de sus intereses. Conducir con eficiencia. Pensar en los sectores sociales desamparados. Preocuparse más por los otros. Impedir fraudes y desvíos de fondos. Sacarse de encima a los mediocres, ineficientes, los primos de los otros. Pensar estratégicamente.

Decir la verdad, cueste lo que cueste. Los ciudadanos quieren escucharlos a ras de tierra y no investidos de otra lana. Los problemas son urgentes, críticos: las muertes aumentan en el país y requiere de hombres y mujeres gigantes, que se crezcan en esta encrucijada.

¿Del confinamiento saldrá un sueño?

Los árboles no dejan ver el bosque, una frase capital que tanto se repite y toma vigencia. Los ciudadanos quieren ver a nuevos políticos, sin empaque, desenfadados, dispuestos a luchar por todos, a camisa quitada, gestionar con éxito.

Y, por favor, que se cuiden a la hora de hacer declaraciones (ya son muchas las voces erráticas que hemos escuchado). Esperamos a los políticos puros y eficaces. Sin protagonismo vano ni populismo, eso sí.

Los hay, de esa estirpe, pero queremos que sean todos. Queda tiempo para reflexionar. Tengo un sueño, diría Luther King: que cambien los políticos tras la cuarentena.

Por: Jorge Garrido Álvarez

jorgegarridodos@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *