septiembre 25, 2020

Explosión, que hizo temblar en Beirut, destruyó gran parte de la capital del Líbano

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Al menos 135 muertos, más de 5.000 los heridos y centenares de desaparecidos, son las primeras cifras que entregan las autoridades de Beirut, puerto y capital del Líbano. Expertos comparan la magnitud de la tragedia con una pequeña bomba atómica, que, además, registró un sismo con magnitud de 3,3 en la escala de richter. Los daños se calculan en más de 3 mil millones de dólares. Las causas aún no se establecen.

Entre los escombros, sin servicios públicos y con los hospitales al máximo de la capacidad, amanecieron los habitantes del puerto marítimo de Beirut, principal ciudad del Líbano, país ubicado en el Oriente Próximo, que limita al sur con Israel y al norte y al este con Siria, bañado por el mar Mediterráneo al oeste.

Trascurría el martes 4 de agosto en la noche, cuando una explosión sacudió los alrededores de la zona portuaria y el corredor turístico. De inmediato, el hecho fue relacionado, según las primeras hipótesis, con el almacenamiento de material explosivo confiscado, concentrado en un almacén del puerto de la ciudad, cerca al área poblada, que, al parecer, no había sido asegurado.

Despachos internacionales describen que, producto del impacto, la onda expansiva llegó hasta 24 km a la redonda, generando un cráter de alrededor de 60 metros de diámetro, tan profundo que ya fue invadido por agua de mar. Por su parte, el Gobierno Libanés decretó tres días de luto y anunció un fondo de emergencia por valor de US$66 millones.

Y mientras las autoridades locales iniciaron una investigación exhaustiva para determinar las causas de la explosión, el primer ministro del Líbano, Hassan Diab, sentenció que “los culpables lo pagarán bien caro”. Al tiempo, explicó que la explosión se habría producido por un cargamento de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaba seis años almacenado en el puerto, sin las medidas de seguridad adecuadas (los peligrosos químicos habían sido confiscados a una embarcación en 2013).

REALIDAD SOCIAL Y POLÍTICA

La República Libanesa, que padeció una larga guerra civil entre 1975 y 1990, está ubicada en una zona de conflicto, por lo que no es extraño que una explosión como la del martes se asocie rápidamente con un ataque intencionado.

Incluso, algunos analistas indican que podría tratarse de un ataque de Israel, país vecino con el que Líbano tiene un pasado de enfrentamiento bélico y con el que persisten las tensiones fronterizas.

Un hecho que podría dar pistas a la investigación se centra en lo ocurrido la semana pasada, cuando el gobierno israelí afirmó que había desmantelado un intento del grupo radical libanés Hezbolá de infiltrarse en su territorio.

Actualmente, el país se sumerge en profundas divisiones entre la sociedad, donde muchos ciudadanos acusan a la élite política dominante de acumular riqueza en lugar de realizar las amplias reformas necesarias para resolver los problemas del país. De forma permanente se presentan cortes de electricidad y de agua potable. A lo anterior se suma el coletazo por el covid-19 que deja en entredicho el sistema de salud.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *