noviembre 24, 2020

Aberrante caso de hermanos pervertidos en Fusagasugá

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Un pútrido hecho de violencia fue descubierto por las autoridades en Fusagasugá. Se trata dos hermanos que abusaban sexualmente de una mujer con discapacidad cognitiva. El uno le pagaba al otro por permitírselo. La amarraban a la cama para someterla a vejámenes físicos y sexuales, en circunstancias continuas entre 2016 y 2019.

Dos hombres, medio hermanos entre sí, fueron judicializados por la Fiscalía General de la Nación como presuntos responsables del abuso sexual continuo del que habría sido víctima la compañera sentimental de uno de ellos, quien, además, padece de discapacidad cognitiva.

Un fiscal del Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas), adscrito a la Seccional Cundinamarca, le imputó a la pareja de la mujer afectada los delitos de acceso carnal violento agravado en concurso con violencia intrafamiliar, mientras que al otro hombre le endilgó acceso carnal violento agravado en concurso homogéneo.

El reporte de la audiencia pública virtual precisa que el compañero sentimental de la víctima, de tan solo 24 años, permitía que, a cambio de dinero, su medio hermano la accediera carnalmente.

La investigación señala también que los procesados, presuntamente, amarraban a la joven a una cama para someterla a vejámenes físicos y sexuales, en varios eventos ocurridos desde diciembre de 2016 hasta octubre de 2019 en la vereda Batán Alto, de Fusagasugá (Cundinamarca) y en el municipio limítrofe de Icononzo (Tolima).

Tras la evidencia probatoria y las declaraciones de la víctima, el Juez de garantías les impuso medida de aseguramiento preventiva en un centro carcelario.

Se conoció además que estos hombres, a finales de junio de 2020, la habrían sometido de nuevo a maltratos y agresiones sexuales. Fue entonces cuando la Comisaría de Familia de Fusagasugá conoció la situación y tuvo que intervenir para brindarle protección adecuada y ubicar a la víctima en una casa de refugio. ¡No hay derecho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *