noviembre 24, 2020

Iota, el primer huracán categoría 5 que golpea al país: arrasó con Providencia y tiene en emergencia a San Andrés y Santa Catalina

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Tras 24 horas de la tragedia, sin ningún sistema de comunicación, es poco lo que se conoce en la isla Providencia. Una corta llamada del alcalde de esta localidad, Norberto Gari Hooker, reporta una persona fallecida y el 98% del territorio con daños en la infraestructura. Para las autoridades meteorológicas y de gestión del riesgo, Colombia nunca había tenido un huracán de tal magnitud. La emergencia sigue y es poco lo que se puede hacer mientras los vientos y el oleaje del ciclón tropical no se reduzcan.

Las tragedias se repiten y son cíclicas. En noviembre de 1985 Colombia se levantaba con una catástrofe natural, la explosión del volcán Nevado del Ruiz en el municipio de Armero, Tolima; el resultado: devastador. La avalancha de lodo sepultó a su pueblo; 25.000 personas fallecieron. Hoy, 35 años después, los isleños de San Andrés, Providencia y Santa Catalina han vivido horas de terror y hecatombe; primero, el paso del Huracán ETA y, ahora, el fuerte impacto generado por el huracán IOTA.

Caída de árboles, casas destechadas, vías averiadas, olas gigantes y tenebrosas, con vientos de hasta 250 km por hora, hacen parte del abrumador resumen del impacto generado por el huracán IOTA, que nunca esperaban llegara a su máxima categoría.

«Lo importante es primero llegar, remover escombros, entregar la ayuda humanitaria, restablecer los servicios. Donde tenemos la mayor complicación es en Providencia, porque no hemos podido llegar al territorio. Teníamos ayer para San Andrés tres objetivos: restablecer el fluido eléctrico, restablecer el agua potable y llevar ayuda humanitaria. Durante la noche ha partido un barco con agua potable y 15 toneladas de ayuda humanitaria. Es la primera vez que esto golpea nuestro territorio, pero tenemos que empezar de aquí a ver muchas cosas para el futuro», indicó el presidente Iván Duque.

La falta de información tiene en ascuas a las autoridades nacionales, pues desde las 4:00 de la mañana del lunes 18 de noviembre se perdió todo tipo de enlace con Providencia, pese a una rápida llamada desde el teléfono satelital del alcalde de este territorio.

Según el Centro Nacional de Huracanes de EEUU (CNH), el huracán ha perdido fuerza tras entrar en Nicaragua y convertirse en tormenta tropical con nivel 2 en la escala Saffir-Simpson, que se moverá por el sur de Honduras, donde proyectan llegará en la noche o a primera hora del miércoles.

¿Cómo se forman los huracanes?

De acuerdo con el portal web spaceplace.nasa.gov, los huracanes son las tormentas más grandes y violentas de la Tierra. Las personas las llaman con distintos nombres como tifones o ciclones, según el lugar donde se producen. El término científico para todas estas tormentas es ciclón tropical. Solo los ciclones tropicales que se forman sobre el Océano Atlántico y el Océano Pacífico oriental se llaman huracanes.

Los ciclones tropicales son como motores gigantes que usan aire cálido y húmedo como combustible. Por eso se forman únicamente sobre océanos de agua templada, cerca del ecuador. El aire cálido y húmedo sobre los océanos se eleva desde cerca de la superficie. Como el aire se mueve hacia arriba y se aleja de la superficie, queda menos aire cerca de la superficie. Otra forma de decir lo mismo es que el aire cálido se eleva causando un área de menor presión de aire cerca del océano.

Cuando los vientos en la tormenta giratoria alcanzan 39 mph, la tormenta se denomina “tormenta tropical”. Y cuando alcanzan 74 mph, se considera oficialmente que la tormenta es un “ciclón tropical», o huracán.

Los ciclones tropicales, por lo general, se debilitan cuando tocan tierra, porque ya no se pueden «alimentar» de la energía proveniente de los océanos templados. Sin embargo, a menudo avanzan bastante tierra adentro causando mucho daño por la lluvia y el viento antes de desaparecer por completo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *