enero 20, 2021

Contraloría advierte pérdidas por más de $12 mil millones en las provincias del Tequendama y Ubaté

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Las irregularidades fueron encontradas en los componentes de saneamiento básico, infraestructura para la salud, servicios públicos y los sectores agropecuario y ambiental. Las obras inconclusas en la provincia del Tequendama superan los $9.554 millones mientras que en Ubaté los hallazgos fiscales se acercan a los $2.370 millones, según el ente de control.

Sorteando las dificultades de la presencialidad para adelantar las auditorías a los municipios, la Contraloría de Cundinamarca viene poniendo la lupa a diferentes obras en el departamento, con el fin de determinar la responsabilidad frente a lo que podría ser un millonario detrimento al patrimonio público.

Bajo esta metodología, se han desarrollado audiencias de control social para que sea la misma comunidad, como primer veedor de la inversión, quien denuncie las irregularidades.

10 mil millones dilapidados en el Tequendama

Con corte a agosto de 2020, en esta provincia de Cundinamarca se encontraron cinco obras inconclusas, que le dejan al departamento, hasta el momento, pérdidas que superan los $9.554 millones de pesos.

De acuerdo con el informe, están sin terminar el alcantarillado pluvial y la ampliación del alcantarillado sanitario en la inspección de San Antonio del municipio de Anapoima; la infraestructura para el tratamiento de aguas residuales del casco urbano en el municipio de Apulo; la segunda etapa del polideportivo central del municipio de Cachipay; las obras de infraestructura educativa y su dotación en el municipio de La Mesa, y, por último, el centro de acopio agroindustrial La Montanara en la inspección de la Gran Vía en Tena.

De otra parte, la investigación abordó la gestión fiscal ambiental, determinado que los municipios de Apulo, Quipile y El Colegio no dieron cumplimiento al mandato legal de invertir un porcentaje, no menor a 1% del total de ingresos corrientes de sus municipios, para la promoción de la conservación y recuperación de los recursos hídricos que surte de agua a sus acueductos.

Asimismo, la Contraloría destacó el comportamiento de los municipios de Viotá y La Mesa, que superaron el porcentaje establecido por la norma; sin embargo, recomienda a las autoridades de la provincia del Tequendama una mayor gestión en la adquisición y mantenimiento de predios de interés hídrico; donde se incluya la elaboración de planes de manejo ambiental que defina actividades claras, concretas y que garanticen el uso adecuado de los recursos.

Cachipay, La Mesa y Apulo los más incumplidos

En cuanto al manejo de residuos sólidos, el ente de control resalta la importante cobertura que reportan los 10 municipios en lo relacionado con la recolección y disposición final de los residuos sólidos, situación en la cual se presenta el 100% de cobertura en el área urbana; a su vez, alerta sobre la baja cobertura en la zona rural, donde se observan alcances que, en su mayoría, no superan el 40%.

Al presentar el balance de auditorías realizadas durante el último cuatrienio, los municipios y empresas de servicios públicos de la región, registraron 49 hallazgos fiscales por un posible detrimento patrimonial del orden de los $6.221 millones de pesos, donde los municipios de Cachipay, La Mesa y Apulo registran el mayor número de hallazgos con 13, 11 y 9, respectivamente.

Cuando se revisaron las Empresas Sociales del Estado (ESE), durante las vigencias 2016-2019, se evidenciaron seis hallazgos fiscales, por un monto de $1.999 millones, dentro de los cuales se destacan: la construcción del servicio de urgencias de la ESE Hospital Pedro León Álvarez Díaz, de La Mesa, en la cual, al momento de la auditoría, se pudo observar que la infraestructura no se encuentra en servicio; y las acciones fraudulentas a través de medios electrónicos en la ESE Hospital Nuestra Señora del Carmen, de El Colegio.

Por otra parte, la Contraloría Departamental advirtió que, actualmente, se encuentran 52 procesos de responsabilidad fiscal en la provincia, por un valor de $3.912 millones, de los cuales La Mesa y Cachipay presentan 13 procesos cada uno; mientras que el municipio de San Antonio del Tequendama no registra procesos activos.

20 hallazgos fiscales en la provincia de Ubaté

Producto de las auditorías practicadas para las vigencias 2016 – 2020 a las administraciones municipales, así como a las Empresas Sociales del Estado de esta región, la Contraloría de Cundinamarca identificó 20 hallazgos fiscales, que suman una posible pérdida de recursos por valor de $2.370 millones.

En primera instancia, el ente de control llama la atención sobre dos convenios por un valor de $183.865.920, suscritos hace más cinco años por la ESE Hospital El Salvador de Ubaté, para dotar a la institución de equipos de telemedicina; sin embargo, al momento de la auditoría, año 2017, estos elementos se encontraban en bodega sin generar un servicio, y sí, sufriendo un deterioro por el desuso de los mismos.

El informe también advirtió que, actualmente, se adelantan 20 procesos de responsabilidad fiscal a entidades de la provincia por un valor de $1.342 millones, de los cuales, 10 procesos corresponden al municipio de Ubaté. Los municipios de Fúquene, Lenguazaque, Susa y Sutatausa no registran procesos activos.

En cuanto a obras inconclusas, a corte del 20 de agosto, solo el municipio de Lenguazaque presenta dos: trabajos de optimización del sistema de bombeo y línea de impulsión del acueducto veredal siete veredas y la construcción de la planta física del centro de salud de la población.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *