vie. Dic 14th, 2018

En los principales municipios, la mitad de los hogares vive en arriendo y no hace deporte

Share this...
Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Encuesta del Dane mostró que en los cascos urbanos el 74 por ciento de la población considera que tiene buenas condiciones de vida.

Poco a poco las condiciones de vida de los habitantes de las cabeceras municipales o área urbana, de los 37 municipios más representativos del departamento, van mejorando y cambiando de acuerdo con los ciclos económicos. Según datos de la Encuesta Multipropósito 2017, que hizo del Dane, quienes diseñan las políticas públicas y las ejecutan deben hacer hincapié para establecer planes de mejora.

El sondeo cubrió esta vez a más población, abarcando el casco urbano de los municipios de Bojacá, Cajicá, Cáqueza, Chía, Chocontá, Cogua, Cota, El Rosal, Facatativá, Funza, Fusagasugá, Gachancipá, Gachetá, Girardot, Guaduas, Guatavita, La Calera, La Mesa, Madrid, Medina, Mosquera, Nemocón, Pacho, San Juan de Rioseco, Sesquilé, Sibaté, Soacha, Sopó, Subachoque, Sutatausa, Tabio, Tausa, Tenjo, Tocancipá, Ubaté, Villeta y Zipaquirá.

Allí, el Dane entrevistó a 32.086 hogares, de los cuales siete de cada 10 (74,6 por ciento) manifestó que sus condiciones actuales de vida son buenas, mientras que un 9,6 por ciento las consideró muy buenas; el 14,2 por ciento dijo que sus circunstancias en general son regulares, mientras el 1,5 por ciento respondió que son malas o muy malas.

Pero al comparar la situación con la de hace cinco años la visión es menos optimista, pues el 52,7 por ciento de los jefes/jefas o cónyuges del total de los 37 municipios de Cundinamarca manifestaron que el nivel de vida actual de su hogar, es mejor, el 40 por ciento manifestó que el nivel de vida actual es igual al del 2012 y el 7,3 por ciento respondió que consideraba que vivía peor que antes.

Uno los datos reveladores tiene que ver con el tipo de vivienda que habita la gente, es decir si es propia, si todavía la está pagando o si está en arriendo.

En este aspecto, la encuesta halló que casi la mitad de los hogares (el 48,7 por ciento) vive en arriendo, subarriendo o leasing, porcentaje que se incrementó frente al de anterior medición, del 2014, cuando marcó el 40,6 por ciento.

En consecuencia, el porcentaje de hogares que son propietarios se mantuvo casi igual (39,9 por ciento frente a 40,6 por ciento del 2014), en tanto que se redujo el porcentaje de hogares que todavía la están pagando, al ubicarse en 4,9 por ciento en la encuesta del 2017.

Más internet y poco deporte

Entre tanto, para el total de los 37 municipios de Cundinamarca en el 2017, el 44,7 por ciento de los hogares contaba con conexión a internet, porcentaje superior al 37,5 por ciento del 2014 (influye en parte que la muestra de entonces tuvo menos municipios).

El municipio en donde la penetración de internet creció más fue en Subachoque, con un aumento de 18,5 puntos porcentuales frente al 2014. Allí, la proporción de hogares con conexión a internet pasó del 24,3 por ciento al 42,8 por ciento en 2017, mientras que en Gachetá, en el 2014, ocho de cada 100 hogares estaba conectado, llegando a 26 de cada 100 en 2017, lo cual representó un aumento de 17,8 puntos porcentuales.

En medio del crecimiento de la conectividad, la sacrificada ha sido la actividad física y al aire libre.

En efecto, para el 2017 apenas el 14,9 por ciento de las personas de 10 años o más (en el total 37 municipios) practicaron deporte o realizaron actividad física tres o más veces por semana, en los últimos 30 días. Por su parte, el 53,8 por ciento de las personas de 10 años o más indicó que no practicó deporte ni tuvo actividad física en ese mismo período.

El 22,4 por ciento dijo que lo hizo de una a dos veces por semana, mientras el 8,8 por ciento aseguró que lo hizo menos de una vez a la semana, algo así como solo un calentamiento un momento específico.

A su turno, la encuesta del Dane evidenció que en el 2017 el 97,6 por ciento de los hogares de esos 37 municipios contaba con servicio de acueducto, en tanto que los servicios de alcantarillado y recolección de basuras cubrían al 95,3 por ciento y al 99,7 por ciento de los hogares, respectivamente.

“En comparación con el 2014, el municipio de Soacha presenta variaciones estadísticamente significativas para acueducto, alcantarillado y recolección de basuras”, destacó el informe de la entidad encargada de las estadísticas del país.

Un entorno complejo

Otro punto a trabajar, según se desprende de la encuesta, es el entorno en el que viven los habitantes de estos municipios, ya que el 48 por ciento de los hogares consultados manifestaron que vivían cerca a lugares que podrían afectarlos, como fábricas o industrias, basureros y lotes baldíos o sitios oscuros y peligrosos.

El 27,5 por ciento de los consultados dijo que vivía cerca a zonas de este último tipo, mientras el 10,2 por ciento afirmó residir cerca a botaderos de basura y el 10,2 por ciento en zona de influencia de industrias o fábricas.

En los municipios de Soacha y Girardot el 24,8 por ciento y 11,4 por ciento de las viviendas, respectivamente, estaban cercanas a basureros o botaderos de basura según percepción del jefe(a) o cónyuge.

Por otra parte, el 49 por ciento y el 37,5 por ciento de las viviendas ubicadas en los municipios de Soacha y El Rosal, respectivamente, manifestaron vivir cerca de lotes baldíos o sitios oscuros y peligrosos.

En 2017 el 97,6 por ciento de los hogares en el total 37 municipios contaba con servicio de acueducto. Por su parte, los servicios de alcantarillado y recolección de basuras cubrían al 95,3 por ciento y al 99,7 por ciento de los hogares, respectivamente.

Por Ingrith Rodríguez Peña   economicas@periodicoelector.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *